Pequeño relato narrativo de misterio

Alex Pettyfer
Alex Pettyfer

SU NOMBRE ERA JOHN

Todavía recuerdo la primera vez que lo vi. Yo tenía 16 años y se me hizo imposible no fijarme en él. Era un chico alto, rubio y delgado, y desde que lo vi por primera vez, supe que tenía algo misterioso.

Como cada martes, siempre vestía una sudadera gris claro que hacía resaltar sus ojos, y siempre estaba en el mismo sitio, esperándome.

Nunca llegué a intercambiar palabras con él, pero si que intercambié miradas. Miradas penetrantes y apasionadas que me hacían ver a través de sus ojos, sus profundos ojos oliváceos.

Todos los martes estaba en el mismo lugar, esperándome para intercambiar miradas durante unos minutos, y después irse. Nunca le pregunté por qué lo hacía, simplemente me limitaba a mirarle y a intentar saber algo más sobre él.

La última vez que lo vi, sus ojos habían cambiado, ya no eran tan profundos como siempre, no expresaban misterio, sino miedo y temor, como si temiera a alguien, pero aún así, fue a verme como lo había estado haciendo siempre.

Pasaban las semanas y él no aparecía, era como si nunca hubiera existido y todo hubiera sido fruto de mi imaginación. Empecé a volverme paranoica y cuando les conté a mis amigas sobre la existencia del chico, ellas me trataron como si hubiera estado inventándomelo todo. Creían que me sentía sola y por eso me imaginaba a ciertas personas, pero siempre supe que eso no era así.

Semanas después, llegó una noticia a oídos de todos: “Un misterioso chico había sido hallado muerto”. Nadie había oído hablar sobre él; ni siquiera lo reconocieron en los orfanatos más cercanos al pueblo. Era como si hubiera salido de la nada, y nadie podía explicarse por qué.

Días después de la aparición del cadáver, los forenses encontraron una cadena y un colgante con la fotografía de mis padres, en el lugar donde se había hallado el cuerpo sin vida del chico. Desde ese momento, trato de reconstruir su misterioso pasado, y su posible relación con el feto que falleció, pocos minutos después del parto múltiple en el que mi madre me alumbró.

María Jávega Panadero, 1º Bachillerato A